Despido improcedente: ¿Qué es y qué hacer en este caso? | Asesora2

Despido improcedente: ¿Qué es y qué hacer en este caso?

Un despido es una situación difícil y a la que nadie quiere enfrentarse. Pero, aún así, es muy importante conocer los derechos que poseemos ante esto. Sobre todo, en el caso de un despido improcedente.

¿Te imaginas llegar un día a tu puesto de trabajo y que, sin previo aviso, tu empresa decida prescindir de tus servicios? Para que sepas todo lo que concierne al derecho laboral en este caso, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber si te ves afectado/a por un despido improcedente.

¿Qué son los despidos improcedentes y nulos?

Un despido improcedente es la rescisión unilateral del contrato de trabajo que une a una empresa con un empleado sin que en realidad haya causas específicas para su despido.

Es decir, cuando hablamos de despido improcedente aludimos al hecho de que una empresa decida despedir a uno de sus trabajadores sin motivo o causa justificada.

Como puede ser por ejemplo bajo el pretexto de cambios organizativos, pérdidas continuadas de la empresa, o por faltas de asistencia o incumplimientos del trabajador respecto a sus tareas, sin que unos u otros sean ciertos o, desde luego, no tales que justifiquen una medida tan grave como el despido.

El despido será nulo, cuando el motivo del mismo tenga en realidad origen en un acto de discriminación, contrario a derechos fundamentales, libertades públicas, etc.

Por ejemplo, cuando se despide por motivos raciales, religiosos, sexo, orientación sexual; por el embarazo o paternidad, por acudir a huelgas, etc.

Cuando un trabajador es despedido la empresa deberá comunicárselo, siendo frecuente que además, en ese momento, también presenten el finiquito, que es la liquidación económica de la relación laboral.

Siempre aconsejamos que el trabajador ponga al lado de su firma “no conforme”, y tras ello “los tiempos corren” debe acudir cuanto antes a un experto que pueda realizar las comprobaciones oportunas e iniciar, si es necesario, los procedimientos previsto para la defensa de los intereses del trabajador.

Tras esto, se tendrá que presentar un documento de conciliación ante la autoridad laboral para intentar llegar a un acuerdo entre empresa y trabajador y evitar recurrir a la vía judicial.

Si no hay acuerdo, se iniciará la vía judicial.

El empleado alegará que las causas o motivos por los cuales ha sido despedido no se ajustan a la realidad.

La empresa deberá acreditar que las razones o causas que dieron lugar al despido son cierta.

La improcedencia o procedencia de un despido la determinará un juez tras la impugnación del despido que inicia el trabajador.

¿Cuáles son las causas para que un despido se considere improcedente?

Hay varias razones, motivos o factores que pueden determinar si un despido es improcedente o no. Estas son:

  1. No cumplir con las formalidades legales requeridas

La empresa no ha cumplido con las formalidades legales requeridas y que vienen recogidas dentro de los artículos 51-55 del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

Cada tipo de despido posee unas características y protocolo determinado, pero, todos, deben cumplir:

  • Presentar la carta de despido por escrito y en mano.
  • Informar sobre las causas y motivos por las que se está realizando el despido.
  • Fecha en la que se hará efectivo el despido.
  1. Las razones y causas de la empresa no justifican el despido

Es decir, que los hechos alegados para el despido no poseen la gravedad suficiente o no son suficientemente justificables, el trabajador tiene derecho a recurrir por despido improcedente, ya que es su palabra contra la de la empresa.

  1. Cuando se considere que el despido se realiza por razones discriminatorias

También pueden existir otro tipo de causas, conocidas como discriminatorias, que conlleven a un despido improcedente:

  • Motivos raciales, de edad o sexo.
  • Vulnerar los derechos fundamentales o libertades.
  • Perjudicar las condiciones de los representantes de los trabajadores.
  • Vulnerar cualquier derecho relacionado con la maternidad y la conciliación de vida familiar y laboral.

¿Cómo actuar ante un despido?

Es importante que, si te ocurre, lo primero que hagas sea valorar las razones, causas y motivos por los cuales te han despedido. Si estas son justificables, razonables y objetivas. Así podrás valorar mejor si se trata o no de un despido improcedente.

En caso de que consideres que el despido es improcedente, tendrás dos opciones: aceptarlo o no.

Si no estás conforme y no lo aceptas, deberás firmar la documentación que te aporta la empresa como “no conforme” y así poder iniciar las acciones legales adecuadas.

En este momento es muy importante que cuentes con el asesoramiento profesional adecuado para que todo discurra como debe.

Además debes tener en cuenta que dispones de 20 días hábiles para rebatir el despido y de 12 meses para exigir lo que la empresa te debe.

Cuando tomes la decisión, deberás presentar una alegación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Una vez lo hagas serás citado junto a tu empresa para llegar a un acuerdo. En el caso de que no lleguéis a ninguno, dispondrás de 20 días para presentar una demanda en el juzgado.

En ese caso, el juez será el encargado de dictar la sentencia y determinar si el despido ha sido o no improcedente o, en su caso, nulo.

Si finalmente el despido ha sido improcedente tendrás dos posibilidades:

  • Readmisión en el puesto de trabajo: El juez podría obligar a la empresa a readmitir al trabajador con carácter inmediato. Además, también podrá obligar a remunerar el salario que no ha percibido durante el tiempo que ha estado desempleado como consecuencia del despido hasta la publicación de la sentencia.
  • Indemnización por despido improcedente: En el caso de que la empresa se niegue a readmitir al trabajador, deberá hacer frente a la correspondiente indemnización por despido improcedente que el juez marque en función de los estipulado por la ley.

Si finalmente el despido es declarado nulo la empresa forzosamente deberá readmitir al trabajador, además deberá abonar los salarios de tramitación, es decir lo que hubiera cobrado el trabajador desde que fue despedido hasta su readmisión.

¿Necesitas ayuda en tu caso de despido?

Ya hemos repasado qué es un despido improcedente, las causas que pueden justificar un despido improcedente y cómo actuar ante uno.

Lo fundamental, en estos casos, es contar con profesionales expertos en la materia que puedan darte respuestas inmediatas y anticiparse a los hechos.

El esfuerzo de Asesora2 está dirigido a ello. A proporcionarte la mejor información para que puedas salir beneficiado/a de todo el proceso en torno a tu caso de despido improcedente. Porque tu éxito es nuestro éxito.

¿Quieres que te asesoremos y te demos un servicio personalizado para gestionar tu despido improcedente?

¡Llámanos!


Estaremos encantados de proporcionarte toda la información que necesites. O también puedes escribirnos.

En Asesora2 somos consultores expertos en Granada. Nos implicamos en todos los casos que llegan a nuestro despacho. ¿Quieres que te ayudemos con el tuyo? Contáctanos.

ÚLTIMAS

Noticias

Te mantenemos informado con las últimas noticias y novedades
relacionadas con nuestro sector.

Marketing
· 16 | 04 | 2019 ·
Cuando se reciben herencias comienza a surgir multitud de dudas con respecto a los trámites que tiene. Por eso, en este post, vamos a resolver algunas de las preguntas frecuentes sobre
Marketing
· 10 | 04 | 2019 ·
Como cada mes os traemos el boletín de noticias con los consejos de tu asesor de confianza Asesora2. En el nuevo boletín de noticias de Asesora2 para el mes de marzo de 2019 encontrarás temas
Asesora2
· 04 | 04 | 2019 ·
La campaña de Renta 2018 dio comienzo el 2 de abril y con ella vienen todas las dudas y problemas que se generan para realizarla correctamente. Quizás ya te lo hayas planteado (o no), pero
Asesora2
· 14 | 03 | 2019 ·
Tener un accidente de tráfico no es una situación agradable, pero es algo que ocurre a diario ya sea por un pequeño despiste al volante o por no respetar las normas de circulación. Son